El problema de correr demasiado

RSS
El problema de correr demasiado

¿Cuántas veces has criticado a uno de tus muchachos por ser demasiado estático dentro del campo? "Entrenador, no estoy tocando la bola", dice. "Así que corre más", respondes. ¿Por qué? ¿Por qué creemos que correr es intrínsecamente deseable? Cuanto más corremos, mejor jugamos?

Todo comenzó con la regla de los ilimitados subs. Esa regla, famosa explotada por los alemanes bajo Bernhard Peters, permitió hacer docenas de intercambios durante un juego (alrededor de 60 subs por juego), en lugar de los tres anteriores. La posibilidad de intercambiar constantemente a nuestros jugadores creó un gran cambio en la taxonomía de nuestro deporte (más adelante, junto con la regla del auto-pase). Más metros por minuto y distancias recorridas a mayor ritmo. Ese fenómeno se ha transferido al juego con intensidades más altas, más transiciones y un estilo de juego directo.

Hoy en día, como jugador, sabes que tendrás una serie de 6 minutos para jugar y luego 3 minutos de descanso. Durante estos 6 minutos, intenta dar todo lo que puedas! Corre mucho en posesión de la bola así como en defensa. Australia en 2014 fue el ejemplo paradigmático de eso. Prensa completa todo el tiempo, bola de presión en transiciones defensivas, retiros masivos y contadores rápidos, pausas rápidas, juego directo, etc. Fueron capaces de correr más metros con mayor intensidad que todos los demás. Y establecieron la norma para los demás. Este credo físico todavía está impregnando nuestro hockey hoy en día. Lamentablemente, porque oculta lo esencial.

Intentaré explicar por qué la ejecución no tiene valor intrínseco. Correr nunca debe ser un KPI. E intentaré seguir adelante, afirmando que la mayoría de las veces que se ejecuta es contraproducente (cuanto más queremos correr, peor jugamos).

El hockey es un juego. Tú juegas al hockey. Jugar significa participar. Para participar activamente. Cuando estés dentro del campo, quieres participar activamente en el juego. Y en el hockey, eso es tocar la bola. Normalmente, cuanto más participas, mejor te sientes. Eso es cierto para todos, desde mi sobrino de 9 años hasta los jugadores internacionales de Bélgica.

Cuanto más tiempo estoy dentro del campo, más probabilidades hay de participar y sentirme feliz. Cuanto menos tiempo estoy dentro, menos probabilidades. Sentido común. Pero si juego en varios períodos cortos de tiempo y estoy lleno de energía cuando lo hago (porque he descansado), una vez dentro, correré todo lo que pueda antes de que "mi tiempo" termine. Lógica simple.

Y así es como los jugadores se vuelven ansiosos de participación y reconocimiento (yo soy cuando participo). Corren porque creen y sienten que "correr maximiza las probabilidades de participación". Y el jugador ansioso finalmente tiene la bola bajo control, está estresado y lleno de resistencia. Entonces, ¿qué hacer? Cubre la bola y corre hacia el espacio. Cualquier intención asociativa implica un riesgo de pérdida que no quiere aceptar. Muy primitivo pero comprensible, dadas las circunstancias.

Pero algunos jugadores corren demasiado rápido. Cuando la bola es transportada demasiado rápido y bajo estrés, la calidad del contacto con la bola  disminuye, la bola debe ser llevada con toques largos (estos toques largos permiten que las piernas hagan grandes zancadas). Una vez que se lleva la bola con toques en lugar de un contacto permanente, la bola exige más atención y la visión abierta se vuelve secuencial. Ese movimiento ocular, por definición, dificulta la capacidad de percibir el contexto (movimientos sacádicos) y, por extensión, de conectarse con otros receptores potenciales. El proceso de toma de decisiones está en peligro.

¿Y el resultado? Nuestro jugador pierde el pase o, en caso de miedo, protege la bola nuevamente y lo pasa hacia atrás. En ambos casos siente frustración, porque la participación meritoria no se logró. Ahora vuelve a la banca, esperando la próxima entrada, donde tendrá otra oportunidad corta para demostrar su valor. La ansiedad vuelve a crecer.

Pero entrenadores, solo un pequeño paréntesis: hay algo peor que un jugador que está demasiado ansioso por participar; Un jugador que tiene miedo de participar. Estos jugadores, una vez dentro del campo, también corren demasiado, pero siempre corren lejos de la bola. No puedes perder ninguna bola si no la tocas, ¿verdad? Entrenadores, si detectan a uno de estos tipos, la muerte por ahorcamiento es la medida.

El proceso que hemos visto se basa en una falacia, que es: cuanto más corres, más participas. Esta falacia sigue vigente en la mayoría de las mentes del hockey. La mayoría de los jugadores creen que "liderar" es "moverse", por lo tanto "correr". Estos jugadores, con el objetivo de participar, pasan la mayor parte del tiempo corriendo por todo el campo. Corren y corren, a alta velocidad, buscando una recepción y / o tratando de escapar del oponente. No funciona, el oponente siempre está detrás y los pases no se producen. El jugador siente frustración porque el recurso "correr" no funciona lo suficientemente bien, así que lo intentan más. Vuelve a fallar (tu falla, entrenador).

Entonces, ¿qué deben hacer los jugadores para participar más y mejor? Leo, no pierdas la fe en nosotros, ¡ilumínanos!

Bueno, precisamente lo contrario: cuanto más tranquilo, mejor. Quédate quieto y sorprende a tu oponente con aceleraciones. Como el cazador hace. La aceleración es parte del acto comunicativo entre ambos jugadores, el pasador y el receptor. La aceleración tiene lugar simultáneamente con el contacto visual y, eventualmente, las falsificaciones. Como dijo sabiamente Menotti: "Sabes que cuando voy, vengo y cuando vengo, voy".

Se trata de una aceleración inteligente (con motivo del tiempo y el espacio). Aceleración con y sin bola. Aceleraciones a la sorpresa y falsificaciones a la manipulación. Los buenos jugadores no corren demasiado. Los buenos jugadores se relacionan bien (inteligentemente) con compañeros cercanos y distantes. Y las aceleraciones requieren esta capacidad relacional exitosa entre individuos. Entender cuándo, dónde y cómo.

El capital comunicativo de un jugador es su capacidad para conectarse efectivamente con otros dentro del campo. Cuanto más conectado esté con sus compañeros de equipo, más probabilidades tendrá de participar y mejor participación le brindará a su equipo. Como entrenadores, deberíamos asistir principalmente a este capital comunicativo de nuestros jugadores. Entrénarlos en eso.

No te dejes deslumbrar con acciones individuales, dribblings y carreras largas. Presta más atención a lo que los jugadores no han visto que a lo que han hecho. Estate muy alerta con los malentendidos, las confusiones y las desconexiones entre ellos, ¡estos son los KPI cruciales a seguir y en los que trabajar!

"Corre menos pero corre mejor"

Leo, gracias por la lección!

Gracias,



THE PROBLEM OF RUNNING TOO MUCH

How many times have you criticized one of your guys for being too static inside the field? “Coach, I’m not touching the ball” he says. “So run more”, you respond. Why? Why do we believe that running is intrinsically desirable? The more we run, the better we play?

Everything started with the unlimited-subs rule. That rule, famously exploited by the germans under Bernhard Peters, allowed to make dozens of interchanges during a game (around 60 subs per game), instead of the previous three. The possibility to constantly interchange our players created a big change in the running taxonomy of our sport (together with the self-pass rule, later on). More meters per minute and distances covered at a higher pace. That phenomena has been transferred into the game with higher intensities, more transitions and a direct style of play.

Nowadays, as a player you know that you’ll have somes series of 6 minutes to play and then 3 minutes of rest. During this 6 minutes, try to give everything you can! Run a lot in ball possession as well as in defense. Australia in 2014 was the paradigmatic example of that. Full-press all the time, ball press in defensive transitions, massive withdrawals and quick counters, fast breaks, direct play, etc. They were able to run more meters at higher intensity than all the others. And they established the standard for the others. This physical credo is still impregnating our hockey today. Unfortunately, because it hides the essential.

I will try to explain why running has no intrinsic value. Running should never be a KPI. And I’ll try to go forward, claiming that most of the times running is counterproductive (the more we want to run, the worse we play?).

Hockey is a game. You PLAY hockey. To play mean to participate. To actively participate. When you’re inside the field you want to actively participate in the game. And in hockey, that is to touch the ball. Normally, the more you participate, the better you feel. That is true for everyone, from my 9-years-old nephew to the Belgium international players.

The longer I’m inside the field, more odds to participate and to feel happy. The less time I’m inside, less odds. Common sense. But if I play in various short periods of time and I’m full of energy when I do it (because I have rested), then once inside, I will run as-much-as-I-can before “my time” ends. Simple logic.

And this is how players become anxious of participation and recognition (I am when I participate). They run because they believe and feel that “running maximize the odds of participation". And the anxious player finally has the ball under control, he’s stressed and full of stamina. Then, what to do? He covers the ball and run to the space. Any associative intention implies a risk of loss that he doesn't want to accept. Very primitive but understandable, given the circumstances.

But some players run too quick. When the ball is carried too quick and under stress, the quality of the contact stick-ball diminishes, the ball has to be carried with long touches (these long touches enable the legs to make bigger strides). Once the ball is carried with touches instead of permanent contact, the ball demands more attention and the open vision becomes sequential. That eye movement, by definition, hinders the capacity to perceive the context (saccadic movements) and by extension, to connect with other potential receivers. Decision-making process is jeopardized.

And the outcome? Our player misses the pass or, in case of fear, protects the ball again and pass it backwards. In both cases he feels frustration, because the meritorious participation was not accomplished. Now he’s back to the bench again, waiting for the next entry, where he will have another short chance to demonstrate his value. Anxiety grows again.

But coaches, only a small parenthesis: there is something worse than a player who is too anxious to participate; a player who is scared to participate. These players, once inside the field, also run too much, but they always run far from the ball. You can’t lose any ball if you don’t touch it, right? Coaches, if you detect one of these guys, death by hanging is the measure.

The process that we've seen is built on a fallacy, which is: the more you run, the more you participate. This fallacy is still vigent in most of hockey minds. Most of the players believe that “to lead” is “to move”, therefore “to run”. These players, aiming to participate, spend most of the time running all over the field. They run and run, at high speed, looking for a receiving or/and trying to escape from the opponent. It doesn’t work. The opponent is always behind and passes do not occur. The player feels frustration because the resource “run” doesn’t work good enough, so they try it harder. Fail again (your fail, coach).

So, what should the players do in order to participate more and better? Leo, don’t lose faith in us, illuminate us!

Well, precisely the opposite: the quieter the better. Stand still and surprise your opponent with accelerations. Like the hunter does. The acceleration is part of the communicative act between both players, the passer and the receiver. The acceleration takes place simultaneously with the visual contact and, eventually, the fakes. As Menotti wisely said: “You know that when I go, I come and when I come, I go.”

It’s about smart accelerating (on the occasion of time and space). Acceleration with and without the ball. Accelerations to surprise and fakes to manipulate. Good players don’t run too much. Good players relate well (intelligently) with close and distant mates. And the accelerations require this successful relational capacity between individuals. Understanding when, where and how.

The communicative capital of a player is his ability to effectively connect with others inside the field. The more connected you are with your teammates, more odds you’ll have to participate and better participation you’ll provide to your team. As coaches, we should primarily attend this communicative capital of our players. Train them on that.

Don’t be dazzled with individual actions, dribblings and long runs. Pay more attention on what players have not seen than on what they have done. Be very alert with misunderstandings, confusions and disconnections between them, these are the crucial KPI’s to follow and to work on!

“Run less but run better”

Leo, thanks for the lesson!

Thanks,





Andreu Enrich
Más info >

 

 

Artículo anterior Siguiente artículo

  • BoostCommerce Collaborator
Comentarios 0
Dejar un comentario
Tu Nombre:*
Dirección de Email:*
Mensaje: *

Nota: los comentarios serán moderados antes de ser publicados.

* Campos obligatorios